Category : Infantil

HomeHomeArchive by Category "Infantil"
dientes

¿Cómo puedo cuidar los dientes de mi bebé?

Los dientes empiezan a salir entre los 4 y los 7 meses de edad pero cada niño es diferente. Cuando a tu bebé le empiecen a salir los dientes notarás que empieza a babear más o tiene ganas de mascar más cosas. Generalmente los primeros dientes que salen son los frontales de la parte de abajo de la boca.

La dentición puede incomodar algunas veces a los bebés por lo que tal vez se pongan de mal humor. La salida de los dientes no causa fiebre, si esto sucede es importante hablar con un especialista. Para aliviar las molestias os presentamos los siguientes pasos:

-Existen unos aros especiales para bebés que se venden en farmacias que se enfrían o se le puede dar simplemente un trapo frío para mascar o chupar.

-Frotar con un dedo limpio las encías del bebé.

-Preguntar al doctor si se puede hacer uso del acetaminofeno. Jamás hacer uso de la aspirina.

-Consultar con el especialista antes de usar geles para la dentición.

La salida de los dientes no interfiere en la lactancia. Se puede seguir dando pecho como siempre cuando el bebé empieza con la dentición. Si se le da biberón hay que alzarlo mientras se alimenta y no hay que dejarlo en la cuna con él. No se puede dormir con el biberón en la boca ya que la leche puede juntarse con la boca del bebé y puede causar caries. Por la misma razón no es aconsejable darles vasos de zumo.

Tan pronto como sale el primer diente hay que lavarle la boca dos veces al día. Hasta el primer año se puede hacer uso de un trapo o gasa mojada. Después deberá utilizarse un cepillo dental suave y una cantidad de pasta de dientes sin flúor, que no es dañina en caso de que el bebé la trague.

BEBES BLOG

A mi bebé no le salen los dientes. ¿Qué le pasa?

Durante el sexto mes de vida, es habitual que la encía inferior de los bebés se rompa y empiece a salir algún diente, pero aunque a veces esa norma no se cumpla a rajatabla, no debemos preocuparnos, ya que puede pasar que esto suceda antes o después y puede tardar unos meses. La salida de los primeros dientes en los niños es muy variable.

Son diversos los factores que afectan en la aparición dentaria. Uno de ellos es la herencia. Si al padre o a la madre del niño le salieron tarde sus primeros dientes, es probable que eso se repita con sus hijos. Son también importantes los factores nutricionales e incluso el mes de gestación en el que haya nacido el niño. A los prematuros, por ejemplo, los dientes les salen más tarde.

No hay que preocuparse por nada a no ser que la salida del primer diente sea a los 15 meses de vida. A ese retraso se le llama dentición tardía y si que es conveniente consultar con el especialista si ello sucede. Es muy poco frecuente, pero podría ser un síntoma más de una enfermedad, como por ejemplo ser señal de hipertiroidismo, hipopituarismo, o hipopitaminosis D. Aunque hay que añadir que dichos problemas de salud suelen estar diagnosticados mucho antes, ya que por ejemplo el hipertiroidismo produce obesidad, poca estatura y retraso psicomotor entre otros…

Si llevas al médico a tu hijo, el especialista le realizará un examen físico. Se hará una evaluación minuciosa de la boca y os van a hacer preguntas en relación con el tema:

¿En qué orden hicieron erupción los primeros dientes?

¿A qué edad empezó la dentición en otros miembros de la familia?

¿Hay parientes a los que nunca les salieron algunos dientes?

¿Presenta el niño otros síntomas?

Si a tu hijo le sale su primer diente más tarde pero está sano, no debes preocuparte ya que ello no va a afectar a su crecimiento, por lo que no afectará a su talla. Tampoco tiene nada que ver con la llegada de la pubertad; ya que no llega antes si les salen los dientes más tempranamente, ni se retrasa si sus dientes son más tardíos.

El orden normal de la erupción en la dentición temporal es la siguiente:

Incisivos centrales: 6-7 meses.

Incisivos laterales: 11 meses.

Primer molar: 15 meses.

Caninos: 19 meses.

Segundo molar: 23-24 meses.

Te ayudará a memorizarlo pensar en «la regla de los 4». Por ejemplo, si la primera erupción se ha producido a los 6-7 meses , los siguientes tipos saldrán en intervalos de 4 meses.

 

raton_perez-620x349

El ratoncito Pérez.

El Ratoncito Pérez es un personaje de leyenda muy popular entre los niños de España e Hispanoamérica. La tradición sigue el mismo ritual que en el caso del «Hada de los dientes» de los países del norte: cuando a un niño se le cae un diente de leche, lo coloca debajo de la almohada y, mientras duerme, estos personajes mágicos, duendes, hadas o ratones se lo cambiarán por un pequeño regalo, chucherías o dinero.

Se le reconoce como «Ratoncito Pérez» en los países hispanos, con la excepción de algunas regiones  donde se le llama «el Ratón de los dientes»; en cambio, en otras es simplemente «El Ratón Pérez». Algunas versiones del Ratoncito Pérez le han añadido como nombre de pila: Odón.

En Francia se le llama «Ratoncito» (la petite souris), en Italia se le conoce como «Topolino», «Topino» (Ratoncito) o «Fatina» (Hadita) y en los países germanos, el «Hada de los dientes» (Tooth Fairy). En España se llama Ratoncito Perez y en otras partes de España, como en Catalunya es «l’Angelet» (el Angelito), en el País Vasco es «Maritxu teilatukoa» (Mari la del tejado) y en Cantabria es «L´Esquilu de los dientis» (La Ardilla de los dientes). En algunos lugares es tradición tirar los dientes de los niños a los tejados de las casas.

El origen más probable del ratoncito y su enlace con un hada proviene de un cuento francés del siglo XVIII de la baronesa de Aulnoy: La Bonne Petite Souris (El Buen Ratoncito).  La historia es sobre un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey y se oculta bajo la almohada del mismo, tras lo cual se le caen todos los dientes.

En España,  su introducción se le ha atribuido a Luis Coloma, cuando hacia 1894 pidieron al jesuita que escribiera un cuento para el futuro rey Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, y al que se le cayó un diente.

En algunos países asiáticos, cuando un niño pierde un diente, es costumbre que lo lance al techo si viniera de la mandíbula inferior, o en el espacio debajo del piso si viniera de la mandíbula superior. Mientras se hace esto, el niño expresa un deseo de que el diente se sustituya por el diente de un ratón. Esta tradición se basa en el hecho de que los dientes de los ratones crecen durante toda su vida, una característica que comparten todos los roedores. En Japón, una variación indica que los dientes superiores se lancen directamente hacia abajo a la tierra y los dientes inferiores hacia arriba al aire, la idea es que los dientes entrantes crezcan derechos.

En países del cercano oriente, existe una tradición de lanzar un diente de leche al cielo hacia el Sol o hacia Allah. Esta tradición puede tener su origen en el pre Islám y se remonta al menos al siglo XIII. También se menciona por Izz bin Hibat Allah Al Hadid en el siglo XIII.

El ayuntamiento de Madrid rescató la memoria del Ratoncito -el primer personaje ficticio al que el Ayuntamiento homenajea con una placa del Plan Memoria de Madrid- instalando una placa en la Calle Arenal, número 8, domicilio donde el jesuíta Luis Coloma situó la vivienda del roedor, en la entonces se ubicaba la popular confitería Prast. En la placa puede leerse: «Aquí vivía, dentro de una caja de galletas en la confitería Prast el Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño rey Alfonso XII.

 

ninos-y-alimentacion

Niños y alimentación.

Los hábitos alimenticios de las personas no solo influyen en el peso y la talla. Influyen también en el estado de salud (incluso en el anímico).

La alimentación ideal para los más pequeños de la casa es aquella que es variada, suficiente y equilibrada. El objetivo de que los niños coman bien es que su crecimiento sea completo y adecuado. Hay que tener en cuenta que no todos comen igual, ya que la edad, el tamaño y el apetito son aspectos que no deben obviarse. Es por ello que no debemos caer en errores como querer que el niño coma demasiado; las ganas de comer que el niño tiene es síntoma de sus necesidades.

Si educamos a nuestros hijos a elegir saludablemente lo que comen, les estaremos dando herramientas para que puedan tener una vida saludable. Os damos algunas ideas que esperamos os sirvan de ayuda:

Es bueno tener en casa varias opciones de frutas y verduras siempre y que las coman una vez al día. Una buena idea es hacerlos partícipes de las compras y dejarlos elegir entre lo que les gusta comer o les apetezca probar. Hacerlo divertido y curioso es una buena opción.

Comer proteína es muy importante. Consumir pescado, huevos y carnes magras como el pollo o el pavo es muy positivo para su salud.

Los panes y los cereales, si contienen granos integrales mucho mejor.

Es mucho más conveniente asar o cocinar al vapor los alimentos que freírlos.

Los productos lácteos es mucho mejor que sean bajos en grasa.

Hay que animar a los niños a beber mucha agua en lugar de bebidas azucaradas, refrescos con calorías, bebidas deportivas, bebidas energizantes, leches endulzadas, etc…

Por supuesto hay que evitar el consumo de comida rápida y comida basura.

Además de una buena nutrición, es importante que animemos a los niños a realizar actividades físicas para que se mantengan activos. Por lo que es muy importante evitar que pasen el día jugando a videojuegos o frente al televisor. Hay que estar pendientes de que no lleven una vida sedentaria por su bienestar presente y futuro.

Con una buena alimentación, un poco de deporte y nuestro ejemplo, les aseguramos calidad de vida.

 

TRAUMA DENTAL BLOG

¿Y si perdemos un diente accidentalmente?

Cuando se nos cae un diente por un accidente hay que tener en cuenta que algunas veces se puede colocar de nuevo en su lugar. Esto solo es posible en adultos, ya que no se reimplantan los dientes en los bebés.

Los accidentes más comunes suelen ser las caídas, los traumatismos relacionados con el deporte, las peleas, los accidentes automovilísticos o puede suceder a veces masticando alimentos duros.

Si algo de esto os sucede alguna vez, lo más importante que hay que hacer (si os es posible), es guardar el diente y acudir al odontólogo lo más pronto posible. Tenemos que tener en cuenta que cuanto más tardemos menos posibilidades habrá de solucionar el problema.

Si algún día os encontráis en la situación:  Lo primero que hay que hacer es aplicar una compresa fría en dientes y encías para aliviar el dolor. Si hay sangrado debéis presionar directamente con una gasa para controlarlo y por supuesto acudid rápidamente al especialista.

Lo que no debéis hacer jamás es lo siguiente: Manipular la raíz del diente o rasparla para quitar la suciedad y cepillar o limpiar el diente con alcohol o peróxido.  Es muy importante que sigáis estas instrucciones.

Una vez realizados los primeros pasos de emergencia tened en cuenta también que si el herido no puede juntar los dientes superiores con los inferiores puede que la mandíbula de la persona la tenga fracturada. Si ello sucede debéis acudir con urgencia al hospital o al especialista odontológico.

 

CHUPARSE EL DEDO BLOG

Malos hábitos para los dientes de los niños.

Prevenir los problemas dentales es mucho más fácil que curarlos. Es por ello que es importante vigilar la salud dental de los más pequeños desde el principio. Debemos erradicar las malas costumbres y lograr que nuestros hijos adquieran unas rutinas básicas de higiene dental desde el principio.

¿Conocéis los errores más frecuentes?

Os queremos hablar primero del factor higiene, que aunque parece obvio, muchas personas lo siguen haciendo mal aún cuando son adultos; debemos enseñar a los niños a cepillarse los dientes después de cada comida, así evitaremos que los azúcares se queden demasiado tiempo en la boca y podremos prevenir las caries.

Que los niños se chupen el dedo hasta edades avanzadas puede ser un problema para el paladar de nuestros hijos y debemos ayudarles a abandonar esa práctica cuanto antes.La presión continuada en el cielo de la boca deforma la arcada dentaria superior y si el pequeño sigue chupándose el dedo pasados los cuatro años es muy posible que vaya a necesitar ortodoncia en el futuro. Hay que tener en cuenta que los chupetes ejercen también una presión continuada en el paladar superior, lo que también lo puede dañar. Si el niño no abandona la costumbre espontáneamente es importante estar atentos y plantearse si tiene problemas de ansiedad para poder actuar así cuanto antes.

Un tercer punto a tener en cuenta aunque cada vez es menos frecuente, es el de mojar el chupete en azúcar o miel para calmar las ansias de los bebés, lo que puede generar numerosas caries infantiles. Además, la dieta con exceso de azúcares o de ácidos ponen en peligro la salud de los dientes, por lo que es importante proceder a su cepillado inmediatamente.

Es importante también evitar que el niño se duerma con el biberón en la boca ya que además de deformar la arcada superior, puede dar lugar a caries irrestrictivas. La llamada “caries del biberón” se puede reconocer porque aparece en la mayoría de los dientes y presenta un color negruzco en toda la boca. Esto se debe a que el contenido del biberón suele ser dulce o azucarado. Es un problema con difícil solución, por lo que es muy importante prevenir antes que curar.

Como último consejo; debemos estar atentos también al menor si nos percatamos de que rechina los dientes por la noche, aunque si ello sucede con los dientes de leche (a no ser que el rechinar sea muy exagerado) no hace falta acudir al dentista. Si con la dentadura definitiva nuestros hijos siguen haciéndolo, hay que visitar al especialista ya que puede tratarse de bruxismo. Lo mejor para estos casos será una férula de descarga para evitar el desgaste de los dientes.

diploma_clinica_fuste-mallorca

Certificado de boca sana

¿Has visto qué diploma más chulo tenemos en nuestra clínica para tu hijo?

En nuestra clínica creemos que es muy importante motivar a los niños para que tengan una buena educación dental y hemos pensado que premiarlos puede ser un refuerzo positivo.
Una buena educación en cuanto a la higiene es el principio de una boca sana toda la vida.

BLOG 3

Primera visita al dentista

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

Cada día hay más niños pequeños con caries. Es por ésta razón, que los dentistas proponen iniciar la higiene bucal a una edad muy temprana, incluso antes de la aparición del primer diente.

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de uso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más Información

La configuración de cookies en este sitio web sirven para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar", consideramos que acepta su uso.

Cerrar