Tag : dentistry

HomeHomePosts Tagged "dentistry" (Page 4)
dient

Cuidar los dientes en Navidad. Cuidar nuestra sonrisa.

Llegan épocas de fiestas, reuniones, comidas, cenas. Las mesas se llenan de polvorones, turrones, bombones y otras delicias, ¿Cómo vamos a resistirnos?

La llegada de las fiestas navideñas contribuye según los odontólogos al aumento de riesgo de caries, lo cual tiene bastante sentido. Es por ello que os queremos ofrecer algunos consejos para vuestras bocas no enfermen durante las fiestas y podáis recibir el 2017 con una gran sonrisa.

Navidad y azúcar van de la mano. Obviamente vamos a consumirlos, por lo que es aconsejable que nos lavemos los dientes después de tomarlos. Los turrones duros contienen menos azúcar que los blandes pero cuidado, todos pueden fracturar los dientes, destrozar empastes y dañar las ortodoncias.

Es mejor no beber alcohol, pero si no nos podemos resistir es mejor elegir el vino tinto, ya que el vino blanco y el champán son más agresivos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental. Por supuesto hay que tener cuidado con las bebidas azucaradas ya que pueden ser muy agresivas para los dientes y dañan gravemente el esmalte.

¿Un aliado para las fiestas? El aceite de oliva. Contiene numerosas propiedades muy beneficiosas para la salud y por supuesto va bien para cuidar los dientes ya que deja una película invisible que los protege de la caries y del desgaste.

Si vais a comer/cenar fuera de casa, llevad siempre un cepillo de dientes portátil, así no pasarán horas entre las comidas y el cepillado si estáis mucho tiempo fuera. En caso de que no sea posible cepillaros los dientes mascar un chicle sin azúcar puede ayudar.

Y por último ¡Cuidado con la halitosis! Los alimentos muy grasos o muy especiados pueden provocar mal aliento temporal.

Como siempre os recomendamos una correcta higiene de la lengua y el paladar, el uso de colutorios e hilo dental lavándonos los dientes al menos 3 veces al día.

 

 

 

sarro

¿Qué es el sarro? ¿Lo sabemos todo sobre él?

¿Tomáis café o té? ¿Sois fumadores? Esto os puede interesar ya que es de especial importancia para evitar la formación de sarro en los dientes. Os explicamos…

El sarro es una placa calcificada o endurecida adherida al esmalte de los dientes por debajo de la línea de las encías. Es una acumulación de mineral muy fácil de ver y su signo más común es el color amarillento o marrón entre los dientes frontales inferiores o en la encía. Además, proporciona a la placa una superficie más extensa y más pegajosa en la que la placa se puede adherir no solo amenazando la salud bucodental, ya que también resulta ser un problema estético.

A lo largo de nuestra vida todas las personas desarrollamos placas ya que las bacterias crecen constantemente en nuestra boca. Para evitar la formación de sarro es importante tener una buena higiene bucodental.

Un cepillado correcto (a fondo al menos durante dos veces al día), usar hilo dental y visitar al dentista dos veces al año para las limpiezas profesionales y exámenes dentales. Una vez tenemos sarro, tan solo nuestro dentista o higienista lo podrá quitar con instrumentación especial.

depresion-blog

Los dientes y la depresión.

Debido a la desmotivación, las personas que sufren depresión suelen descuidar más su higiene dental. Además, la ingesta de antidepresivos disminuye la secreción de saliva, por lo que se favorece la aparición de enfermedades periodontales llegando incluso (si el caso es muy grave) a derivar en la pérdida de dientes.

Uno de los efectos físicos más visibles de la depresión, como hemos citado anteriormente, es la poca producción de saliva, fluido que es básico para prevenir las enfermedades de la boca ya que ejerce una protección antibacteriana sobre los dientes arrastrando los restos de la comida que quedan gracias al PH. Además neutraliza los ácidos que producen la placa bacteriana, aportando también calcio y fosfato para su proceso de remineralización.

Perder saliva ya es muestra de que algo no va bien en cuanto a salud se refiere, pero tomar antidepresivos hace que todo ello se incremente. Un ejemplo de ello es la notriptilina, que inhibe un 56% la producción de saliva. Otros ejemplos son la fenoxetina, que la reduce un 34% y la mianserina un 29%.

Las enfermedades periodontales pueden agravar las depresiones, ya que al bajar la autoestima (por ejemplo si la persona pierde un diente) puede llegar a aislarse y a automarginarse. Hay que tener en cuenta que cuando una persona padece este trastorno no está motivada para realizar ningún tipo de tarea, ni siquiera las más cotidianas, entre las que se incluye la higiene bucodental básica.

Los expertos están todos de acuerdo en que cuando una persona sufre depresión debe incrementar su higiene bucal debido a que son mucho más vulnerables ante las enfermedades periodontales. Por supuesto prevenir cualquier tipo de enfermedad bucodental es esencial y hay que lavarse los dientes después de cada comida, usar hilo dental y flúor.

Si tenemos algún familiar o amigo que sufra este trastorno debemos animarlo a que cuide su higiene en general, así tendrá un motivo para sentirse mejor y eso va a ayudarlo en su proceso de mejora.

 

sonreir-blog

Los beneficios de sonreír. ¡Hay que hacerlo más!

Sonreír tiene muchas más implicaciones de las que inicialmente podríamos pensar. Nos hace personas más felices, nos provoca emociones positivas… Hoy en nuestro blog hablamos de sus beneficios.

La sonrisa tiene un efecto positivo sobre nosotros mismos. Cuanto más sonreímos, nuestro estado emocional empieza a cambiar hacia el optimismo, por lo que empezamos a sentirnos más alegres. Se liberan sustancias capaces de alegrarnos (varios estudios lo demuestran) ya que nuestro cerebro interpreta que estamos contentos.

Las sonrisas no nos alegran solo a nosotros. También envían la señal a los que nos rodean de que somos personas sociales, confiables y cercanas. ¡Además es contagioso! Con ellas conseguimos inducir un cambio positivo en el estado emocional de las demás personas, lo que es muy beneficioso porque de forma inconsciente se asociará esa sensación positiva con nuestra presencia.

Sonreír genera confianza, ya que es señal de que somos alguien de quien se pueden fiar. Una sonrisa nos presenta como personas amistosas y sociales mientras que las personas que no lo hacen se perciben más amenazantes (e incluso más poderosas), lo cual puede resultar útil para aquellos que quieran mantener la distancia y la imagen de un status superior.

Un estudio que data de 1995 demuestra que solemos tratar con más condescendencia a la gente que tras cometer un error o hacer algo mal sonríen. Se ha demostrado también que en las situaciones embarazosas, bajar la mirada y sonreír ligeramente estrecha los lazos sociales para que los demás empaticen con nosotros con más facilidad.

Lo mejor que nos pueden ofrecer las sonrisas es la mejora de nuestra salud, ya que se ha probado que liberan endorfinas, serotonina y otros analgésicos naturales que produce nuestro cuerpo. Además se reducen los niveles de hormonas que causan estrés y disminuye la presión arterial.

Una sonrisa sincera puede crear en nosotros sensaciones muy placenteras. ¡Así que os proponemos hacerlo más!

 

dieta-otono-blog

¿Qué debemos comer en otoño?

Ya se ha ido el verano, hace días que nos despedimos del calor y de pasar tanto tiempo fuera de casa. ¡Hora de cambiar nuestros hábitos alimenticios! Por lo que debemos adaptar nuestra alimentación a esta nueva estación del año teniendo en cuenta que va a ser una época difícil para nuestro organismo; la bajada de temperaturas, la vuelta a a rutina y el estrés postvacacional serán factores a tener en cuenta en nuestra dieta para evitar una bajada de defensas y caer enfermos.

Para conseguir un buen estado físico y mental en otoño se recomiendan los siguientes consejos. En primer lugar, debemos añadir a nuestras comidas alimentos de temporada. Además de otra clase de alimentos, ahora es época de gran variedad de frutas y verduras.

Existen ciertos alimentos que favorecerán nuestro sistema inmunológico como los ricos en vitamina C o las frutas con grandes cantidades de agua. Las frutas van a ser sin duda nuestras aliadas, sobretodo las de temporada, como las manzanas o las granadas, que aportan además muchas vitaminas.

Las verduras son tan importantes como las frutas y es muy importante consumir las que son típicas de estos meses. El otoño nos ofrece acelgas, alcachofas, berenjenas, borrajas o coles. Tienen mucha vitamina C, hierro y antioxidantes que ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Una buena parte de las proteínas y nutrientes necesarios nos los aportarán los pescados y las carnes. Un buen ejemplo de ello serían las pechugas de pavo. A todo ello hay que añadir a la dieta cereales, aceites o algas para completarla.

Se recomienda también beber mucha alga y tomar infusiones. Hay que estar siempre bien hidratado, independientemente de la época del año que sea. Un buen té, una infusión o un complemento vitamínico que refuerce nuestro sistema son recomendables. Por ejemplo, la tila, el jengibre, la manzanilla y el anís son perfectos para tomar después de comer.

raton_perez-620x349

El ratoncito Pérez.

El Ratoncito Pérez es un personaje de leyenda muy popular entre los niños de España e Hispanoamérica. La tradición sigue el mismo ritual que en el caso del «Hada de los dientes» de los países del norte: cuando a un niño se le cae un diente de leche, lo coloca debajo de la almohada y, mientras duerme, estos personajes mágicos, duendes, hadas o ratones se lo cambiarán por un pequeño regalo, chucherías o dinero.

Se le reconoce como «Ratoncito Pérez» en los países hispanos, con la excepción de algunas regiones  donde se le llama «el Ratón de los dientes»; en cambio, en otras es simplemente «El Ratón Pérez». Algunas versiones del Ratoncito Pérez le han añadido como nombre de pila: Odón.

En Francia se le llama «Ratoncito» (la petite souris), en Italia se le conoce como «Topolino», «Topino» (Ratoncito) o «Fatina» (Hadita) y en los países germanos, el «Hada de los dientes» (Tooth Fairy). En España se llama Ratoncito Perez y en otras partes de España, como en Catalunya es «l’Angelet» (el Angelito), en el País Vasco es «Maritxu teilatukoa» (Mari la del tejado) y en Cantabria es «L´Esquilu de los dientis» (La Ardilla de los dientes). En algunos lugares es tradición tirar los dientes de los niños a los tejados de las casas.

El origen más probable del ratoncito y su enlace con un hada proviene de un cuento francés del siglo XVIII de la baronesa de Aulnoy: La Bonne Petite Souris (El Buen Ratoncito).  La historia es sobre un hada que se transforma en un ratón para ayudar a derrotar a un malvado rey y se oculta bajo la almohada del mismo, tras lo cual se le caen todos los dientes.

En España,  su introducción se le ha atribuido a Luis Coloma, cuando hacia 1894 pidieron al jesuita que escribiera un cuento para el futuro rey Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, y al que se le cayó un diente.

En algunos países asiáticos, cuando un niño pierde un diente, es costumbre que lo lance al techo si viniera de la mandíbula inferior, o en el espacio debajo del piso si viniera de la mandíbula superior. Mientras se hace esto, el niño expresa un deseo de que el diente se sustituya por el diente de un ratón. Esta tradición se basa en el hecho de que los dientes de los ratones crecen durante toda su vida, una característica que comparten todos los roedores. En Japón, una variación indica que los dientes superiores se lancen directamente hacia abajo a la tierra y los dientes inferiores hacia arriba al aire, la idea es que los dientes entrantes crezcan derechos.

En países del cercano oriente, existe una tradición de lanzar un diente de leche al cielo hacia el Sol o hacia Allah. Esta tradición puede tener su origen en el pre Islám y se remonta al menos al siglo XIII. También se menciona por Izz bin Hibat Allah Al Hadid en el siglo XIII.

El ayuntamiento de Madrid rescató la memoria del Ratoncito -el primer personaje ficticio al que el Ayuntamiento homenajea con una placa del Plan Memoria de Madrid- instalando una placa en la Calle Arenal, número 8, domicilio donde el jesuíta Luis Coloma situó la vivienda del roedor, en la entonces se ubicaba la popular confitería Prast. En la placa puede leerse: «Aquí vivía, dentro de una caja de galletas en la confitería Prast el Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño rey Alfonso XII.

 

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de uso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más Información

La configuración de cookies en este sitio web sirven para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o hace clic en "Aceptar", consideramos que acepta su uso.

Cerrar