Author : clinicafuste

HomeHomeArticles Posted by clinicafuste (Page 7)
ansiedad-y-dientes

Ansiedad y dientes.

¿Sois de los que ante una situación de ansiedad o estrés ponéis en tensión los músculos de la boca? Pues debéis saber que eso afecta a la región del cuello y de la espalda, lo que viene acompañado de apretamiento o rechinamiento de los dientes, factores que se incrementan en situaciones emocionales de ansiedad y estrés.

Cuando esto sucede, se producen desgastes que pueden afectar a la forma y función de los dientes.

¿Cómo podemos solucionarlo? Se recomienda bajar el nivel de estrés, hacer uso de medicamentos inflamatorios (en caso de sufrir dolor) y relajantes musculares para que la contracción se reduzca.

En caso de que los dolores persistan, podéis consultar a vuestro especialista información sobre las férulas de descarga, que ayudan a relajar los músculos y evitan que los dientes sigan rechinando.

tatoos

Tatuajes dentales: Modas que desaconsejamos.

La lucha por ser los más «trendys» ha llegado también a los dientes en España. Si miramos atrás podemos recordar otras modas que también se instalaron en nuestro país como el separar los dientes delanteros como hizo Madonna (lo que se llama diastema), el ponerse los colmillos como los de un vampiro (los llamados yaeba), aquellas personas que conjuntaban sus dientes con sus uñas haciendo uso de calcomanías, los que los adornaban con piedras preciosas y oro (tendencia llamada grill), las sonrisas que brillaban a las luz de led… ¡Alucinante! ¿Verdad?

Muchas de estas tendencias suelen nacer en países como Japón o Estados Unidos y más tarde o más temprano acaban llegando a nuestro país. La última que ha llegado a España es la de tatuarse los dientes: el tateeth.

Hay que decir que no es un tatuaje propiamente dicho, ya que no se «pinta» directamente sobre los dientes, sehace sobre una funda o carilla de porcelana. Lo positivo de todo esto ( por no ser alarmistas) es que no se daña el esmalte dental, tan importante para mantener una buena salud bucodental.

¿Sabéis lo más gracioso de la práctica? ¡Que no es apta para aquellos que tienen una boca sana y con todas sus piezas dentales en perfecto estado! La razón es que solo se puede realizar sobre implantes o carillas, como hemos citado anteriormente.

¿Y quién fue el «diseñador» de esta moda? Pues un dentista de Connecticut llamado Steven Landman que lleva practicando dicha moda desde hace más de una década… ¿Qué os parece?

DIENTES AMARILLOS BLOG

El color de nuestros dientes.

Ninguno de nosotros tiene los dientes del mismo color. El color natural de nuestros dientes es diferente en cada uno de nosotros y nos viene definido por la dentina, el grosor y la calidad del esmalte. Hay que tener en cuenta además que se puede ver alterado por los hábitos alimenticios, el consumo de tabaco, consumo de bebidas como el café o el vino tinto, el té, etc. Dado que el color amarillento de los dientes se debe en parte a unos malos hábitos alimenticios, la primera acción importante es, sencillamente, limitar el consumo de los alimentos que manchan.

Es importante también tener en cuenta la herencia dental ya que la genética influencia en el color de la dentadura y en el modo en que van a evolucionar con el paso de los años. Se debe prestar atención también a la transparencia de la dentadura y su grosor, que son responsables directos del color.

Existen medicamentos que amarillean los dientes, un ejemplo de ellos es la tetraciclina (antibiótico), que puede dejar marcas grises oscuras o marrones. El exceso de flúor puede ser perjudicial también ya que puede provocar la aparición de pequeñas marcas blancas en los dientes, lo que se denomina fluorosis.

Los golpes y fisuras son posibles causas del amarilleo de los dientes y el esmalte puede verse afectado por el rechinar, caídas y accidentes.

Los dientes gruesos y opacos responden mejor a los tratamientos blanqueadores de los dentistas. La transparencia es el único elemento que no puede corregirse con un tratamiento blanqueador. Pregunta a tu dentista cuál es la causa de la decoloración de los dientes en tu caso.

CANCER ORAL BLOG

El cáncer oral.

El cáncer oral es aquel tipo de cáncer que tiene su comienzo en la boca comprometiendo con mayor frecuencia los labios o la lengua, aunque puede ocurrir también en el revestimiento de las mejillas, el piso de la boca, las encías y el paladar. La mayoría de los cánceres orales son aquellos denominados carcinomas escamocelulares, y tienen tendencia a diseminarse rápidamente.

Casi todos ellos se asocian al hecho de fumar y a otros usos del tabaco, aunque el exceso de alcohol incrementa también el riesgo de contraer la enfermedad.

Otras causas que pueden provocarlo pueden ser la irritación crónica (dientes ásperos, dentaduras postizas u obturaciones), ser infectado por el UPH (virus del papiloma humano), el uso de medicamentos inmunodepresores o tener una higiene oral y dental deficientes.

Afecta en su mayoría a varones de entre 45 a 60 años y a las mujeres fumadoras. Se trata del quinto cáncer más habitual en los hombres y el séptimo en mujeres.

Los especialistas recomiendan ponerse en alerta si se presenta una úlcera o una herida que no se cure en dos semanas. También hay que estar atento si se presenta alguna lesión de color blanco o rojo o un bulto, exceptuando que este corresponda a una infección dental.

 

TRAUMA DENTAL BLOG

¿Y si perdemos un diente accidentalmente?

Cuando se nos cae un diente por un accidente hay que tener en cuenta que algunas veces se puede colocar de nuevo en su lugar. Esto solo es posible en adultos, ya que no se reimplantan los dientes en los bebés.

Los accidentes más comunes suelen ser las caídas, los traumatismos relacionados con el deporte, las peleas, los accidentes automovilísticos o puede suceder a veces masticando alimentos duros.

Si algo de esto os sucede alguna vez, lo más importante que hay que hacer (si os es posible), es guardar el diente y acudir al odontólogo lo más pronto posible. Tenemos que tener en cuenta que cuanto más tardemos menos posibilidades habrá de solucionar el problema.

Si algún día os encontráis en la situación:  Lo primero que hay que hacer es aplicar una compresa fría en dientes y encías para aliviar el dolor. Si hay sangrado debéis presionar directamente con una gasa para controlarlo y por supuesto acudid rápidamente al especialista.

Lo que no debéis hacer jamás es lo siguiente: Manipular la raíz del diente o rasparla para quitar la suciedad y cepillar o limpiar el diente con alcohol o peróxido.  Es muy importante que sigáis estas instrucciones.

Una vez realizados los primeros pasos de emergencia tened en cuenta también que si el herido no puede juntar los dientes superiores con los inferiores puede que la mandíbula de la persona la tenga fracturada. Si ello sucede debéis acudir con urgencia al hospital o al especialista odontológico.

 

RECICLAR CEPILLOS DE DIENTES BLOG

Ideas para reciclar los cepillos de dientes.

Cada tres meses debemos cambiar nuestro cepillo dental, o incluso antes si las cerdas se han estropeado, pero no significa que debamos tirarlos a la basura ya que hay muchas ideas para darles una nueva función.

¡Y puede ser incluso divertido!

¿Habéis pensado alguna vez en limpiar la casa con un cepillo de dientes? Pues se puede. Esos rincones más difíciles o las superficies más delicadas se pueden tratar con nuestros cepillos viejos si son de cerdas suaves y de cabezal pequeño. Además nos ayudan a la hora de aplicar determinados productos de manera delicada y precisa. Para la limpieza de muebles el cepillo de dientes es ideal para alcanzar los cantos más estrechos, dejando los objetos completamente limpios, hasta en los surcos más difíciles.

Si queréis quitar la mancha de una prenda sin tener que mojar toda la ropa, nada mejor que un cepillo de diente viejo. Para ello solo hay que frotar encima de la mancha con un producto especifico y nos será de gran ayuda.

Si tenemos joyas sucias los cepillos viejos nos serán de gran ayuda ya que las cerdas son suaves para no rayar las joyas y bisuterías, además de que su tamaño reducido permite llegar en los detalles más pequeños y limpian todo perfectamente.

Tanto en casa como en la oficina, un cepillo viejo sirve para limpiar las teclas de los teclados de ordenador sin tener que quitarlas una a una (que se pueden romper muy fácilmente), así que pasar el cepillo entre ellas es una solución estupenda. Así quitaremos el polvo y las migas que se almacenan ahí día a día.

Para las persianas los cepillos viejos ayudan a quitar la suciedad más difícil, barriendo todo para fuera sin torcer las piezas.

¿Se os ha ensuciado una alfombra? Para que la mancha no se convierta en definitiva, el cepillo de dientes es muy útil para frotar la zona afectada. Son ideales porque limpian con suavidad sin dañar los hilos de la alfombra.

Para los rejuntes de los azulejos sucios de los baños y las cocinas los cepillos viejos son muy prácticos. Con un cepillo de dientes y un producto aclarador, volverán a lucir blancos.

El reciclado de un cepillo dental sirve también para el cuidado de nuestras uñas y nuestro cabello. Podemos limpiar aquellas suciedades que se depositan bajo las uñas con el cepillo que ya no vayamos a usar para la higiene dental y para el cabello lo podemos utilizar para aplicar los tintes para las raíces del cabello y poder ser más precisos.

¿Verdad que son grandes ideas? 😀

CEPILLO CHINO

Historia del cepillo de dientes.

Gracias a las excavaciones que se han realizado en diferentes lugares del mundo, se sabe que desde la prehistoria, el hombre ha practicado diversas técnicas de higiene dental antes de la creación del cepillo de dientes.

Los primeros utensilios encontrados datan de alrededor del año 3.000 AC y se hallaron en las tumbas egipcias. Tienen forma de lápiz que en unos extremos tenían un tacto blando y fibroso. Se las denominaba “palos o varas para masticar” y se fabricaban a partir de las ramas pequeñas de los árboles.

En la actualidad, algunas tribus originarias de África y Australia siguen utilizando este tipo de herramienta para su cuidado dental. El cepillo de dientes se introduce en Europa en el año 1600 por parte de los mercaderes ingleses que viajaban a China. Hay que decir que no tuvo un buen recibimiento por varias razones; la primera es que no se tenía costumbre de cuidar la higiene dental por aquella época, y por otra parte a la gente no les gustaban los cepillos debido a que las cerdas que se usaban eran muy duras, causando irritación y dolor en las encías.

Hasta entonces habían estado utilizando palillos hechos con plumas de gansos o de metal como oro o plata, pero no eran accesibles a todos, tan solo los utilizaban reyes y personas de las élite debido a su alto coste, ya que se realizaban con materiales muy caros como el marfil o la crin de caballo.  A pesar de su éxito, el cepillo de dientes no logró tener muy buena reputación debido a que en 1723 se descubrió que los pelos de la crin de caballo podían generar enfermedades bucales producidas por bacterias.

A principios del siglo XX, por el año 1930, apareció el Nylon, que pronto sustituiría a las cerdas de animales. Más resistente, más flexible y brindando un mejor cepillado además de evitar las bacterias. Fue entonces cuando apareció el “cepillo milagro”, en 1938, parecido al de nuestros días. Al principio no fue muy exitoso, pero con el tiempo se empezaron a buscar avances que se adaptaran a las necesidades de las personas. Fue entonces en 1950 cuando apareció en cepillo dental “Park Avenue” de Dupont, mejorando las cerdas del cepillo dental original, facilitando la limpieza, sin molestias y accesible a toda la gente debido a su precio más barato.

TIPOS CEP BLOG

Elegir un cepillo de dientes.

¿Pensáis que elegir bien el cepillo de dientes que vamos a utilizar no es importante? ¡Cuidado! Es mucho más importante de lo que la gente piensa. En este post os vamos a hablar sobre las características que se deben tener en cuenta a la hora de elegir nuestro cepillo de dientes.

En el mercado encontraréis tres tipos de durezas; fuerte, media y suave. Para la mayoría de especialistas la dureza ideal es la media, ya que es la que permite eliminar la placa y el resto de alimentos sin causar problemas. Además a eso le ayudará elegir un cepillo con cabeza pequeña, ya que nos ayudará a llegar a las zonas más difíciles de la boca como son los molares posteriores.

A la hora de elegir el tipo de cabeza y el tipo de mango, podéis adecuaros al que mejor se adapta a vuestra boca, aunque es bueno que le preguntéis a vuestro odontólogo cual es su recomendación. Existen dos tipos de mango; los antideslizantes o de cuello sensible. Distintas formas de cabeza; cónicas o rectangulares y distintos modelos de filamentos; los ondulados, los planos, los recortados o los que tienen forma de bóveda.

El mejor cepillo dental para cada persona es aquel que nos permite llegar de la mejor forma posible a todos los rincones de nuestra boca para poder limpiar nuestros dientes a la perfección.

Respecto a si es mejor un cepillo eléctrico a un cepillo manual hay que tener en cuenta que el eléctrico puede ayudar a tener una mejor higiene dental. Sobretodo en personas que tienen alguna dificultad para realizar un buen cepillado o que padecen alguna limitación en su destreza manual.

Es muy importante controlar el desgaste de nuestro cepillo dental para reemplazarlo en el momento correcto. Hay que vigilar el desgaste de los filamentos o bien cambiarlo cada tres meses ya que los tejidos gastados pueden dañar los tejidos de las encías. Además es conveniente cambiar de cepillo después de un resfriado, ya que en los filamentos se acumulan gérmenes que pueden dar lugar a una nueva infección.

 

 

PARTES DEL DIENTE BLOG

Dientes y Anatomía.

La higiene dental es clave para mantener la integridad de los dientes, preservando el estado de sus diferentes partes. Un buen modo de prevenir los problemas dentales es conocerlas y cuidarlas. A continuación os enumeramos las diferentes partes de los dientes:

La parte superior del diente se llama Corona. Su forma determina la función de cada una de las piezas dentales. Así, los incisivos y los caninos se utilizan para cortar los alimentos, mientras que los premolares y molares se ocupan de triturarlos.

La unión entre los dientes y las encías se llama Borde de Encía y es una de las partes más importantes para preservar la salud dental, ya que en ese lugar se acumulan el sarro y la placa bacteriana cuando la higiene dental no es adecuada, ocasionando las llamadas enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis).

La raíz es la parte de los dientes que se inserta en el hueso de la mandíbula. Constituye las dos terceras partes del diente.

El Esmalte es la capa externa de los dientes, la más dura y también la más expuesta a las consecuencias de una higiene deficiente. Si se deteriora abre la puerta a todo tipo de problemas que afectarán a la totalidad del diente.

La Dentina es la capa que se encuentra inmediatamente debajo del esmalte y está constituida por muchísimos conductos que conducen directamente a la pulpa. El deterioro del esmalte hace que las infecciones puedan alcanzar a esta última, además de ocasionar problemas de sensibilidad (dolor) al frío y el calor.

La Pulpa es el tejido blando del diente y en él se insertan los nervios y los vasos sanguíneos. De hecho el dolor dental proviene directamente de ella, generalmente como consecuencia de una infección.

CHUPARSE EL DEDO BLOG

Malos hábitos para los dientes de los niños.

Prevenir los problemas dentales es mucho más fácil que curarlos. Es por ello que es importante vigilar la salud dental de los más pequeños desde el principio. Debemos erradicar las malas costumbres y lograr que nuestros hijos adquieran unas rutinas básicas de higiene dental desde el principio.

¿Conocéis los errores más frecuentes?

Os queremos hablar primero del factor higiene, que aunque parece obvio, muchas personas lo siguen haciendo mal aún cuando son adultos; debemos enseñar a los niños a cepillarse los dientes después de cada comida, así evitaremos que los azúcares se queden demasiado tiempo en la boca y podremos prevenir las caries.

Que los niños se chupen el dedo hasta edades avanzadas puede ser un problema para el paladar de nuestros hijos y debemos ayudarles a abandonar esa práctica cuanto antes.La presión continuada en el cielo de la boca deforma la arcada dentaria superior y si el pequeño sigue chupándose el dedo pasados los cuatro años es muy posible que vaya a necesitar ortodoncia en el futuro. Hay que tener en cuenta que los chupetes ejercen también una presión continuada en el paladar superior, lo que también lo puede dañar. Si el niño no abandona la costumbre espontáneamente es importante estar atentos y plantearse si tiene problemas de ansiedad para poder actuar así cuanto antes.

Un tercer punto a tener en cuenta aunque cada vez es menos frecuente, es el de mojar el chupete en azúcar o miel para calmar las ansias de los bebés, lo que puede generar numerosas caries infantiles. Además, la dieta con exceso de azúcares o de ácidos ponen en peligro la salud de los dientes, por lo que es importante proceder a su cepillado inmediatamente.

Es importante también evitar que el niño se duerma con el biberón en la boca ya que además de deformar la arcada superior, puede dar lugar a caries irrestrictivas. La llamada “caries del biberón” se puede reconocer porque aparece en la mayoría de los dientes y presenta un color negruzco en toda la boca. Esto se debe a que el contenido del biberón suele ser dulce o azucarado. Es un problema con difícil solución, por lo que es muy importante prevenir antes que curar.

Como último consejo; debemos estar atentos también al menor si nos percatamos de que rechina los dientes por la noche, aunque si ello sucede con los dientes de leche (a no ser que el rechinar sea muy exagerado) no hace falta acudir al dentista. Si con la dentadura definitiva nuestros hijos siguen haciéndolo, hay que visitar al especialista ya que puede tratarse de bruxismo. Lo mejor para estos casos será una férula de descarga para evitar el desgaste de los dientes.