Tag : dientes

HomeHomePosts Tagged "dientes" (Page 3)
CARIES BLOG

Caries dental. ¿Qué es y como actúa?

La caries dental aparece cuando se destruye o reblandece el esmalte y la dentina y es provocada por la placa bacteriana que se localiza en las superficies dentales. Es una infección que empieza a originarse en la periferia y va progresando, provocando una pérdida de sustancia y formando una cavidad.

La primera señal de aparición de caries es el cambio de color, ya que el diente se torna blanquecino y sin brillo. A medida que avanza aparece un borde amarillo, marrón o negro en la zona enferma. Es en este momento cuando puede empezar a doler. Es un dolor punzante y persistente. Cuando la caries solo afecta al esmalte no produce dolor, pero cuando llega a la dentina, al ingerir bebidas dulces o calientes o comer dulces. Si la infección llega al nervio, forma pus y aparece un flemón (que es cuando el pus busca salida al exterior).

Cuando la caries ya es visible es porque ha aparecido un socavón en el esmalte debido a la pérdida de sustancia y, aunque el proceso es lento la destrucción del diente ha empezado hace meses.

Son varios los elementos que intervienen en la caries y se relacionan directamente con los siguientes factores de riesgo:

Factores diente/saliva: La saliva es una gran protectora de la caries y las personas que tienen problemas a la hora de producirla tienen más posibilidades de tener caries. Hay que tener en cuenta otros factores que también tienen relación directa con la posibilidad de tener caries como la morfología, composición, disposición y maduración del esmalte.

La dieta: La ingesta de hidratos de carbono acelera la acción bacteriana sobre el esmalte y por ello lo daña. Esto ocurre con determinados azúcares que encontramos en algunos caramelos, refrescos, bollería industrial… Si nuestra dieta es muy rica en azúcares aumenta el riesgo de aparición de caries dental ya que el Ph de éste desciende de manera permanente y el esmalte no se remineraliza. La desnutrición y la deficiencia de vitaminas y minerales son también causantes de caries.

La placa bacteriana: La caries se desarrolla en aquellas zonas de la superficie del esmalte en la que la flora microbiana de la placa encuentra un ambiente apropiado para proliferar, como sucede cuando hay una mala higiene dental.

El tiempo es un factor importante a tener en cuenta ya que cuanto más tiempo de exposición por parte de los dientes a los ácidos que producen las bacterias, más posibilidad de caries.

Existen tres tipos de caries:

Caries de Corona: Son las más comunes. Aparecen tanto en los niños como en adultos y aparecen en las superficies de masticación o entre los dientes.

Caries Radicular: Con la edad las encías se retraen y dejan expuestas partes de la raíz del diente. Al no estar protegidas, esas zonas quedan expuestas y se infectan más rápidamente.

Caries Recurrente: Pueden formarse alrededor de obturaciones y coronas existentes ya que son zonas que tienden a acumular mucha placa, lo cual, finalmente forma caries.

MITOSBLOG

Mitos sobre la salud bucodental.

En el artículo de hoy desmontaremos 10 mitos que seguro que todos habréis escuchado alguna vez debido al desconocimiento o despreocupación por la salud bucodental que sufrimos en nuestro país. ¡Ya lo sabéis! ¡La próxima vez que los escuchéis no los debéis creer!

Primer mito:

«Después de las comidas lo que mejor me va son los palillos»

No es aconsejable hacer uso de palillos o montadientes que no estén diseñados para limpiar la placa entre los dientes ya que se puede producir una lesión. La seda dental o el cepillo interproximal son la opción recomendada.

«Los cepillos duros y los enjuagues fuertes limpian mejor»

El cepillado con un cepillo de cerdas duras o el cepillado brusco o traumático produce desgaste en el esmalte y retracción en las encías, quedando expuesta la raíz de la pieza dental. Respecto a los enjuagues bucales fuertes, si tienen un alto contenido en alcohol pueden producir sequedad en los tejidos orales al modificar la cantidad y la calidad de la saliva.

«El mal aliento está relacionado con problemas de estómago»

La halitosis se origina en un 90% de las veces en la cavidad oral, por lo que el mal olor proviene del metabolismo de las bacterias anaerobias de nuestra boca. Una mala higiene oral, enfermedades de encías y excesivos sustratos en la lengua son las causas más habituales de la halitosis.

«Mejor no cepillarse si sangran las encías»

Una encía sana no sangra y muchas veces esto se atribuye al tipo de cepillo o a la técnica utilizada. El sangrado de las encías es signo de inflamación y enfermedad y se debe acudir al especialista en caso de que eso suceda.

«Con la piorrea se pierden los dientes»

Actualmente, el tratamiento de la periodontitis es altamente eficaz y facilita el mantenimiento de los dientes durante toda la vida.

«Cada embarazo cuesta un diente»

La sabiduría popular lo advierte, pero si la mujer embarazada toma sencillas precauciones para su cuidado dental, eso no debería suceder. Lo que si provoca el embarazo es una mayor inflamación de las encías.

«Con la edad es normal perder los dientes»

La pérdida dental no es inherente a la edad. Si se realiza una higiene dental e interdental correcta y se acude al dentista con regularidad, nuestros dientes nos van a durar hasta una edad avanzada.

«Las limpiezas dentales estropean el esmalte»

Al contrario, una limpieza dental elimina la placa bacteriana y el cálculo adherido a la superficie dental.

«No me coloco implantes por miedo al rechazo biológico»

La mayor parte de los implantes dentales se fabrican de titanio quirúrgico, material absolutamente biocompatible, con capacidad de integrarse en el hueso y es muy bien tolerado por los tejidos blandos. No se ha demostrado ninguna reacción tóxica al titanio ni tampoco irritativa sobre los tejidos vivos.

Y por último:

«Las encías no me duelen y no necesito un tratamiento»

No tener dolor de encías no implica tener una boca sana. Muchas veces las enfermedades periodontales pasan desapercibidas al no tener síntomas ni cambios mínimos en la boca. Es por ello que es importante ser examinado periódicamente por un especialista y confirmar que nuestra boca está sana y prevenir el desarrollo de enfermedades.

GLUTENFREE

Los problemas dentales de los celíacos.

Los celíacos padecen una enfermedad autoinmune como lo es por ejemplo la diabetes del tipo 1. ¿Qué quiere decir esto? Que el mismo sistema inmunitario es el que ataca a los órganos, tejidos y células produciendo enfermedades y trastornos.

La enfermedad celíaca se dice que afecta a una de cada 100 personas en todo el mundo aproximadamente. El cuerpo de estas personas es incapaz de digerir el gluten que se encuentra por ejemplo en el trigo. La enfermedad daña el intestino delgado de tal forma que se dificulta la absorción de nutrientes vitales por parte del organismo.

La enfermedad celíaca presenta también manifestaciones orales: los defectos en los dientes, la sequedad de la boca y las aftas.

La calidad del esmalte puede convertirse en un problema para los celíacos y ello puede estar relacionado con la decoloración o el desarrollo precario de estos. Los dientes que tienen el esmalte descolorido presentan puntos amarronados, amarillentos o blancos. Además el esmalte parece más grumoso o rayado y los dientes pueden parecer más traslúcidos que opacos.  Lamentablemente esos efectos son permanentes y solo es posible lidiar con ellos por medio de carillas o adhesivos dentales.

La siguiente manifestación es tener siempre la sensación de sequedad en la boca, lo que además de ser incómodo es una preocupación médica, ya que la saluda ayuda a mantener los dientes limpios y la insuficiencia puede provocar caries.

Las aftas son lesiones bucales que también pueden padecer los celíacos. Estas se desarrollan en los tejidos blandos (en el interior de las mejillas o en el paladar) afectando de manera que pueden dificultar la alimentación o el habla. Las aftas desaparecen solas pero es importante tener en cuenta que pueden regresar.

Para las personas celíacas los problemas orales son una causa de preocupación. Si tenéis los dientes afectados por la enfermedad, asegurad no desatender vuestra boca y visitad regularmente al dentista.

CANCERENCIAS BLOG

Cáncer de encías y sus síntomas.

El cáncer de encías forma parte de los cánceres de la cavidad bucal, en el que se incluyen el cáncer de labios, mejillas, lengua y paladar. Este tipo de cáncer suele afectar a personas mayores de 50 años, más a menudo a los hombres y generalmente cuando son fumadores y consumidores de alcohol. Hay que añadir que junto a esos factores, el cáncer de encías puede verse favorecido si existe una mala higiene bucal.

¿Cuales son sus síntomas? Un cáncer de encías puede manifestarse por una lesión en la propia encía, cuando su apariencia es de aspecto rojizo o blanquecino. A veces pueden sangrar con facilidad; puede producirse un dolor constante en la zona de la lesión; un diente se mueve o se produce una sensación de incomodidad en la boca.

Son los signos clínicos los que pueden hacer sospechar al especialista de un tumor, pero es imprescindible obtener una muestra para tener la confirmación. Es por ello que se realiza una biopsia y así se analiza su naturaleza.

El alcohol y el tabaco darán una fuerte orientación hacia una naturaleza cancerosa, pero es un examen más detallado llamado panedoscopia de las vías aerodigestivas superiores, la que ayudará a buscar la presencia de otras lesiones sugestivas al cáncer.

Si se encuentran otras lesiones, se realizará una nueva biopsia; si se confirma que hay un cáncer se llevará a cabo un estudio más extenso (buscando que las células cancerígenas hayan migrado o no a otros órganos).

Dependiendo de los resultados se decidirá el tipo de tratamiento que se va a llevar a cabo. Para la extracción de l tumor en si mismo, se puede plantear la cirugía pero en caso de existir ganglios afectados se realizará una quimioterapia con fármacos o radioterapia sobre el tumor.

¿Cómo prevenirlo? Evitar el desarrollo del cáncer de encías es posible adoptando un estilo de vida saludable: no fumar,  limitar el consumo de alcohol, cepillar los dientes tres veces cada día y acudir al dentista de forma regular para anticiparse a posibles problemas.

 

 

 

 

 

 

 

MUELAJUICIO BLOG

La muelas del juicio. ¿Sirven de algo? ¿Cuando me las tengo que quitar?

¿Qué son las muelas del juicio? Las muelas del juicio, también llamadas «cordales» son los terceros molares que se encuentran en el extremo posterior de la boca. Se denominan así porque suelen aparecer entre los 17 y los 25 años, edad en que comenzamos a ser adultos, aunque hay personas que nunca llegan a desarrollarlas.

No suele ser habitual que las muelas del juicio salgan bien y no den ningún problema. Un 95% de la población suele tener problemas con ellas y son pocas las posibilidades de que esas muelas cumplan su función. A pesar de eso se cree que todavía las desarrollamos debido a nuestros ancestros y su necesidad de tenerlas a la hora de alimentarse, ya que entonces, su dieta era mucho más dura que ahora.

Según estudios antropológicos, ese grupo de muelas ya no es necesario y no tienen espacio en nuestra boca debido a la reducción que ha sufrido nuestra mandíbula en los últimos 20.000 años.

En caso de necesitar extraer las muelas del juicio, se tiene que hacer un estudio previo, ya que no es fácil hacer esta afirmación a priori. Después de examinar el caso,  es el dentista el que debe decidir cual es la mejor opción. Se suele recomendar su extracción en las siguientes circunstancias:

Cuando la mandíbula del paciente no es lo suficientemente grande y las muelas (las del juicio) no pueden asomar a través de la encía.

Si las muelas del juicio no terminan de salir provocando que la encía crezca de forma parcial dando lugar a infecciones.

Si hay que realizar un tratamiento de ortodoncia.

Si se apiñan los demás dientes al no haber espacio en la mandíbula.

Si existe infección o se daña el hueso.

En caso que la muela del juicio esté en una mala posición o ángulo incorrecto.

Lo más normal es que la extracción de muelas del juicio se realice en el propio consultorio del dentista, a nos ser que haya riesgo especial y se acuda a un quirófano. Si hay infección, se retrasará la cirugía hasta que esta desaparezca. Para eliminarla se suministrarán antibióticos.

Antes de extraer la muela se anestesia la zona. Hay veces en las que es necesario abrir la encía para acceder a la muela y si hay hueso que la cubre debe eliminarse. En los casos más complejos puede que la muela deba hacerse en trozos más pequeños para que su extracción sea más fácil.

Puede que después del procedimiento se tenga que poner algún punto de sutura. El dentista indicará si estos se van a disolver pasado un tiempo o si hay que volver a la consulta para retirarlos.

El periodo de recuperación de una extracción de muela de juicio dura unos pocos días y no suele tener complicaciones. El especialista le dará unos consejos para que no surjan problemas. Es muy importante seguir sus indicaciones para que la herida cicatrice bien.

SENSIBILIDAD BLOG

¿Sufres hipersensibilidad dental? Te explicamos lo que es.

La sensibilidad dental (o también llamada hipersensibilidad dentinaria) es un dolor dental y transitorio que es causado por la exposición de la dentina (la parte interna del diente) al contactar con un estímulo externo como los alimentos, las bebidas, los dulces, etc…

La dentina se encuentra protegida por la encía, cemento radicular y el esmalte dental. Al perder su protección natural que da al descubierto. Esta contiene miles de tubos microscópicos (los túbulos dentinarios) que conectan con el exterior del diente gracias a las terminaciones nerviosas. Si el diente pierde la protección los túbulos quedan abiertos al exterior y permite que los estímulos externos alcancen las terminaciones nerviosas y se tenga sensación de dolor.

Las causas por las que esto puede suceder son varias:

Un cepillo dental inadecuado en fuerza/frecuencia y una pasta dental demasiado abrasiva.

Las comidas y bebidas con ácido que descalcifican o erosionan el diente.

Masticar excesivamente o malos hábitos que provocan el desgaste y la exposición de la dentina.

Los tratamientos periodontales, que pueden dar lugar a la recesión gingival.

Patologías estomacales como las úlceras, patologías psicológicas como la bulimia o la anorexia, patologías profesionales, como les sucede a los catadores de vino.

Debido a tratamientos odontológicos como una limpieza profesional, un tratamiento periodontal básico o una ortodoncia.

Y por último, una simple anomalía anatómica que debido a un defecto, deja la dentina al descubierto.

La hipersensibilidad dental afecta a una de cada siete personas adultas y puede desencadenar en caries, gingivitis o periodontitis si no es tratada. Las edades en las que esto puede suceder comprenden entre los 18 y los 40 años y en los últimos tiempos se sufre mucho más debido a la ingesta de bebidas ácidas y al uso de productos de blanqueamiento dental sin supervisión médica.

Su tratamiento es muy sencillo. Solo hay que establecer unas medidas preventivas junto a un tratamiento adecuado. Se recomienda pautar unos hábitos dietéticos en los que se evite el consumo de bebidas y alimentos ácidos. También hay que corregir los malos hábitos como el uso de palillos de madera. tratar el bruxismo en caso de padecerlo, y por supuesto hay que seguir una correcta higiene bucal, cepillándose adecuadamente y usar una pasta dental poco abrasiva. A todo eso hay que añadir el uso de agentes para tratar la sensibilidad.

BEBES BLOG

A mi bebé no le salen los dientes. ¿Qué le pasa?

Durante el sexto mes de vida, es habitual que la encía inferior de los bebés se rompa y empiece a salir algún diente, pero aunque a veces esa norma no se cumpla a rajatabla, no debemos preocuparnos, ya que puede pasar que esto suceda antes o después y puede tardar unos meses. La salida de los primeros dientes en los niños es muy variable.

Son diversos los factores que afectan en la aparición dentaria. Uno de ellos es la herencia. Si al padre o a la madre del niño le salieron tarde sus primeros dientes, es probable que eso se repita con sus hijos. Son también importantes los factores nutricionales e incluso el mes de gestación en el que haya nacido el niño. A los prematuros, por ejemplo, los dientes les salen más tarde.

No hay que preocuparse por nada a no ser que la salida del primer diente sea a los 15 meses de vida. A ese retraso se le llama dentición tardía y si que es conveniente consultar con el especialista si ello sucede. Es muy poco frecuente, pero podría ser un síntoma más de una enfermedad, como por ejemplo ser señal de hipertiroidismo, hipopituarismo, o hipopitaminosis D. Aunque hay que añadir que dichos problemas de salud suelen estar diagnosticados mucho antes, ya que por ejemplo el hipertiroidismo produce obesidad, poca estatura y retraso psicomotor entre otros…

Si llevas al médico a tu hijo, el especialista le realizará un examen físico. Se hará una evaluación minuciosa de la boca y os van a hacer preguntas en relación con el tema:

¿En qué orden hicieron erupción los primeros dientes?

¿A qué edad empezó la dentición en otros miembros de la familia?

¿Hay parientes a los que nunca les salieron algunos dientes?

¿Presenta el niño otros síntomas?

Si a tu hijo le sale su primer diente más tarde pero está sano, no debes preocuparte ya que ello no va a afectar a su crecimiento, por lo que no afectará a su talla. Tampoco tiene nada que ver con la llegada de la pubertad; ya que no llega antes si les salen los dientes más tempranamente, ni se retrasa si sus dientes son más tardíos.

El orden normal de la erupción en la dentición temporal es la siguiente:

Incisivos centrales: 6-7 meses.

Incisivos laterales: 11 meses.

Primer molar: 15 meses.

Caninos: 19 meses.

Segundo molar: 23-24 meses.

Te ayudará a memorizarlo pensar en «la regla de los 4». Por ejemplo, si la primera erupción se ha producido a los 6-7 meses , los siguientes tipos saldrán en intervalos de 4 meses.

 

COLUTORIOS BLOG

Los tipos de colutorios bucales.

Los colutorios bucales tienen como objetivo eliminar la placa bacteriana que se deposita en los dientes y causa problemas bucales. Sirven para controlar y reducir la halitosis, previenen y controlan las caries y la gingivitis, interaccionan con la saliva y las proteínas de la mucosa y facilitan la eliminación mecánica del biofilm.

Existen varios tipos de colutorios y cada uno de ellos tiene diferentes concentraciones de ingredientes activos. Para elegir uno hay que tener en cuenta diversos factores como la edad, el tamaño y el estado físico de la persona, la habilidad para enjuagarse, la salud oral y la elección de la aplicación (si va a ser diaria o semanal). Por ejemplo para los niños se recomienda un colutorio sin alcohol y baja concentración de flúor.

La mayoría de colutorios se consideran productos cosméticos y deben cumplir los requisitos legales que las Autoridades Sanitarias establecen. Es el farmacéutico el que puede recomendar cual será el colutorio más adecuado para cada caso. Hablemos un poco de cada uno de ellos:

Los colutorios contra las infecciones son los antisépticos; que se utilizan para tratar las infecciones de la boca como las llagas en las encías, en la lengua, etc…

Para prevenir la caries, encontramos en el mercado los colutorios fluorados, que son muy eficaces durante la calcificación del diente contribuyendo al descenso de número de caries.

Contra la halitosis o el mal aliento existen también colutorios. Estos problemas se deben en un 80% de los casos a un exceso de bacterias acumuladas en la boca. Es importante añadir que ante este problema, se recomienda usar también un raspador lingual. Si el problema no es estomacal, con el colutorio será suficiente para erradicar el mal aliento.

Para la gingivitis y la enfermedad periodontal existen los colutorios antiplaca. Estos contienen agentes que eliminan los microorganismos que forman la placa bacteriana, inhiben su formación y eliminan la ya formada.

OHAGURO

Ohaguro: La belleza de ennegrecer los dientes.

Ohaguro es el nombre de la costumbre japonesa de ennegrecer los dientes con una solución de hierro y vinagre. Era una tradición que practicaban sobretodo las mujeres casadas y algunos hombres miembros de la aristocracia y samuráis en los periodos Heian y Edo. Teñirse los dientes era también una práctica conocida y extendida también por el sudeste de China y el sudeste  asiático, aunque se llevaba a cabo con recetas diferentes.

Esta práctica, se consideraba además de una mejora estética, beneficiosa para la salud, ya que prevenía el deterioro de los dientes al actuar como un antiguo sellador dental.

El ingrediente principal utilizado para llevar a cabo dicha práctica era una solución marrón oscuro de acetato de hierro que se creaba al disolver limaduras de hierro en vinagre. La solución se combinaba con diversos taninos vegetales que se vuelven negras y dejan de ser solubles al agua, el mismo método con el que se produce la tinta ferrogálica.

Cubrir los dientes con este líquido prevenía el deterioro de los dientes y del esmalte. Se decía también que calmaba el dolor de las afecciones dentales de forma inmediata.

El tinte se desvanecía rápidamente y se aplicaba una vez al día o cada pocos días para mantener uniforme su tono oscuro. En cada ocasión en las que se llevaba a cabo el procedimiento, antes de aplicar la mezcla, se frotaban los dientes cuidadosamente con una cáscara de granada que formaba una superficie adhesiva para el tinte.

Para el tratamiento, conservación y aplicación del tinte, se utilizaban diversos recipientes y herramientas: El mimidarai, un cuenco amplio con asas que se colocaba sobre una fina bandeja llamada matashigane, en la que se colocaban los elementos  del tinte, y los demás componentes se guardaban dentro de un estuche llamado haguro-bako. 

 

MAYORES BLOG

Los dientes en la tercera edad, como cuidar la salud dental en edad avanzada.

En cualquier etapa de la vida hay que cuidar los dientes, también en la tercera edad, por supuesto. Hay que prevenir enfermedades, la pérdida de piezas dentales y la mala masticación.

Perder los dientes no viene implícito en la palabra envejecer, ya que los avances en técnicas dentales han demostrado que en enfermedades bucales, si se toman medidas preventivas, han demostrado que se pueden salvar muelas y dientes que han presentado algún problema.

Para que todo esté correcto, es obvio que hay que contar con hábitos adecuados de limpieza, mantener bien las prótesis si se requieren y visitar al especialista para que se efectúen las limpiezas pertinentes y se verifique que todas las piezas están alineadas. Para obtener buenos resultados las personas de la tercera edad deben adaptar estas medidas a sus necesidades y por supuesto hay que ajustar los hábitos nutricionales  y de vida. Una dentadura saludable permitirá una buena masticación, mejorará la digestión, se tendrán menos problemas gastrointestinales y se obtendrán los nutrientes de forma más saludable.

Es muy importante tener en cuenta la producción de la saliva y hay que tener en cuenta que puede disminuir por enfermedades comunes en la edad avanzada como son la diabetes, los problemas de corazón, determinados cánceres, el uso de medicación por ansiedad o depresión, las alergias…

Si hay sequedad dental los pacientes están expuestos a padecer caries, granulomas o abscesos dentales, sensibilidad dental, gingivitis y enfermedades periodontales.

¿Qué deben hacer nuestros mayores para tomar medidas preventivas?

Es muy importante lavar los dientes dos veces al día con un cepillo dental suave y usando pasta dental con flúor.

Usar al menos una vez al día utilizar hilo dental reforzando la higiene con un antiséptico que posea un agente antibacteriano.

Incluir alimentos masticables y pegajosos en una de las comidas del día y tras su consumo cepillar los dientes para evitar que se acumule el azúcar.

No tomar chocolate, bebidas con azúcar ni dulces para evitar que se generen ácidos en la boca.

Tomar mucha agua, ya que ayudará a la producción de saliva.

Acudir al dentista en caso de tener una superficie dental irregular, por si hay que aplicar sellador y evitar que los restos de comida se acumulen.

Vigilar aquellas caries que podrían permanecer ocultas a la vista tomando placas de rayos X periódicamente.

Para cualquier duda que se tenga es importante que se resuelvan con el odontólogo, ya que es la persona más indicada para asesorar a nuestros mayores sobre las medidas de prevención más adecuadas y las técnicas de limpieza más convenientes según el caso.